Paso a comentaros mi “modus operandi”: no trabajo con aceite de palma, por consciencia (destrucción masiva de hábitats). Igualmente, aunque me pirra probar ingredientes nuevos, trato de mantenerlo lo más local posible, para que la huella ecológica sea menor, y la trazabilidad más sencilla y ética… aunque pague más por la materia prima. Pretendo ofrecer alternativas biodegradables, que no nos pongan en riesgo, ni nuestros mares, ríos, aire y tierras… y a un precio lo más asequible posible.

Los jabones, que anteriormente elaboraba de sosa, ahora son con tensioactivos, de origen vegetal exclusivamente (derivados del aceite de coco), muy suaves. He hecho este cambio porque así se conservan mejor las propiedades de los aditivos naturales, porque se dispersan mejor, y porque su PH es más neutro, siendo ésta la gran ventaja con respecto a los de sosa, más tradicionales.

Los champús sólidos, asimismo, están elaborados de manera similar, pero con extractos específicos para cada tipo de pelo, en que incluyo especialmente conocimientos de plantas ayurvedas. Al llevar emulsionantes específicos para el pelo, no resecan. Un complemento, para medios y puntas, son los acondicionadores, para suavizar y rebajar PH (el del pelo es más bajo que el del cuero cabelludo).

Tiendo a hacer cremas ligeras, ricas en líquido, y tan sólo con una mínima proporción de emulsionante y aceites/mantecas, porque considero que es la mejor opción a largo plazo, y no sólo para pieles mixtas/grasas. Las aguas florales por destilación y el gel de aloe vera, son recurrentes en mis composiciones. Tanto los emulsionantes como los conservantes son también de origen vegetal (más caros, pero lo valemos). Igualmente, entiendo que, para casos de zonas resecas, grietas, por la etapa vital, … se necesita más nutrición, y, para eso ofrezco mantecas batidas, y muchas otras elaboraciones personalizadas.

Además, hago ambientadores caseros, desodorantes, pastas de dientes, velas perfumadas, ungüentos, …

Las variantes de color, vienen dadas por aditivos naturales (arcillas, frutos,…), lo mismo que los aromas, exclusivamente a través de los extractos, hidrolatos y aceites esenciales. Motivo especial de orgullo son las mezclas de olores creados, sin parangón con los sintéticos, con propiedades terapéuticas y sin ser disruptores endocrinos.

A veces incluyo algún ingrediente producido por animales, como miel, aunque siempre en una proporción mínima (un 2%); si quieres una opción vegana, házmelo saber, y lo adapto. Obviamente, no testo en animales. Las comerciales que nos venden petroquímicos a precio de oro para lo que les supone el coste de producción, generalmente, sí. Testan en China (donde no existen leyes de protección animal) y venden en Europa, por ej. La cosmética natural, dentro de que puede ser peligrosa mal formulada, ya que no deja de ser potente, es mucho más compatible con el tejido cutáneo y no necesita de tortura animal para demostrarlo.

Utilizo cosmética ecológica, aunque a veces se complica encontrar todo eco, especialmente aceites esenciales ecológicos. Lo que es eco, lo hago saber a través del *.

En cuanto al tiempo de elaboración, esto es también cosmética lenta,  así que, la elaboración lleva el tiempo necesario, pero, al mismo tiempo, cuanto más fresco, más propiedades permanecen… y la cosmética natural tiene una vida útil más reducida.  Por eso presto gran  atención a no comprar más de lo que voy a necesitar para producir en un corto plazo (no sería capaz de elaborar con un aceite fácilmente enranciable que compré hace seis meses, por ej.). Por lo tanto, a veces hay que esperar para que me llegue un pedido de materias primas con vida útil bien larga. Y, en algunos casos, la espera será algo más larga debido a los extractos, (haciendo las elaboraciones más suaves y nutritivas) aunque generalmente los tengo a medio hacer: lo máximo, y excepcionalmente, sería 40 días, y lo haría saber enseguida. Pero finalmente será un producto recién hecho, en 2-3 días, con materias frescas, con un plazo de uso recomendado de 3 a 6 meses (llevan conservantes, pero los ingredientes, vivos, pierden su efectividad con el paso del tiempo). Una gran empresa al por mayor no puede ofrecer tantas consideraciones… gracias por la comprensión y paciencia, el tiempo, aunque nos hagan pensar lo contrario, es algo muy relativo 😛

En cuanto al envoltorio, se puede escoger el diseño de scrap, el que lo lleve, y se puede incluir una pequeña etiqueta con nombre. El material de embalaje es siempre reciclado y generalmente papel/cartón (excepcionalmente, por navidad esto puede variar ligeramente, pero siempre menos es más 😉 ).

Puedo trabajar por encargo para detalles como comuniones, bodas, fin de curso,… reservando con suficiente antelación (un par de meses), y acordando un diseño único.

Puedes también comprarme ingredientes de calidad, como hidrolatos o aceites, mezclas de esenciales, en cantidad de uso doméstico, que tenga disponible, a buen precio, sobre todo si reutilizamos envases y reducimos residuos ;).

El envío en Península y Baleares tiene una tarifa plana (hasta 2 kilos) de 3 euros (no urgente), Canarias y otros países comunitarios, 5 euros. Si lo necesitas urgente, o de otros pesos, habrá que calcularlo específicamente. Si vives cerca, en Sant Joan Despí, o alrededores, podemos quedar, si encontramos el momento (estoy disponible sobre todo en vacaciones académicas), y te ahorras gastos de envío.

Los tamaños de las pastillas son orientativos, pero por pequeño, son unos 35 gr., mediano, unos 50, grande, los 100-125. Además, hay que tener en cuenta la durabilidad y biodegradabilidad; bien conservado en jabonera, duran mucho, así que, a fin de cuentas, sale barato mimarse.

Por favor, hazme saber qué te parecen mis productos con el uso, ya que me ayuda a crecer: por ej., no le doy importancia por defecto al diseño, sé que la mayor parte de vosotros, sí, así que lo he ido mejorando. Si quieres ayudarme a crecer, comenta en las redes sociales o en mi tienda en Etsy.

Gracias!