Publicado el

Mi cambio

En algunos casos, el cambio de cosmética convencional a cosmética natural viene dado por alergias. En muchos casos. Ampollas que no se van, dermatitis atópica, quemaduras, psoriasis… el cuerpo es sabio, y cuando ha habido una exposición prolongada a un cóctel químico, puede llegar un momento que lo refleja. Porque las pequeñas cantidades no neutralizan el peligro. Hablamos de cosméticos que en algunos casos nos acompañan de día o de noche, otros en momentos del día a día, que, aunque se aclaren, se vuelve a repetir la operación, si no a diario, casi.

En mi caso el cambio vino dado por el nacimiento de mi niña. Nunca usaba otra cosa que geles y champús, ni cremas, ni colonias ni maquillaje, supongo que ya me protegía un poco así, pero hubo un tiempo en que usé tintes químicos para el pelo también. Y soy de piel sensible, a veces me picaba y se notaba seca al tacto, aunque no llegaba a dermatitis atópica en sí. Supongo que con el tiempo habría llegado. Usaba prendas de algodón, y usaba muy poquito suavizante. Pensaba que con minimizando, bastaba. Total, sólo era yo (he ido aprendiendo a quererme un poco más).

Pero cuando preparaba la llegada de Vicky, me pareció más serio, y empecé a leer un libro sobre su cuarto, y enumeraba la cantidad de tóxicos, desde pinturas hasta juguetes, a los que puede llegar a estar expuesta. Empecé a sentir un asco visceral. Pensé que con el “menos es más” que aplicaba instintivamente bastaba, pero me dí cuenta de que llevamos bien vendidos desde hace unas buenas décadas, desde los años 50 del siglo pasado, y, lo que damos por sentado, es una corriente industrial “reciente”, de aprovechar los desperdicios de la industria química para hacer pinturas, colas, colchones, ambientadores, … y cosméticos. No estoy minimizando el daño de los anteriores, ni mucho menos, todo suma, sobre todo en espacios cerrados como un hogar. Pero tal vez los cosméticos un poquito más. Entran en contacto directo con piel y pelo, y algunos ahí se quedan.

baby-baby-feet-bed-ReneAmussen

No exagero cuando hablo de cóctel: sólo en cosmética, sólo en fábricas europeas (las más “seguras”), trabajan con más de 150.000 sustancias diferentes. Su producción ha pasado de un millón de toneladas en 1939 a más de 400 millones de toneladas en la actualidad. Una parte importante sirve para conferir propiedades funcionales como color, olor, consistencia o resistencia a las bacterias. Los ingredientes mayoritarios son 8.000 en productos cosméticos y de aseo*. Como siempre, prima la pinta al contenido en la industria cosmética convencional, hija de la industria del petróleo y del márketing agresivo y uniformador.

Recuerdo que me regalaron una cesta enorme con geles de baño y aceites de Johnson’s para la nena recién nacida, y recuerdo el asco con que miré la cesta, seguro que a la señora no le pasó desapercibido, pobreta! Pensé, tanto volumen de cosas que me da asco hasta tirar… lo llevé al punto limpio y el señor me miró raro, normal. Está tan normalizado!

Y me dí cuenta de que no me podía quedar en el asco. Hice un curso para aprender a hacer jabones artesanales, y leí, leí, y leí. Acabé rechazando los jabones de sosa por su PH elevado (pero igualmente inocuos, por lo tanto, mucho mejor que un Dove, por ej.), y empecé a hacer jabones con tensioactivos de origen natural, con todos los ingredientes que había usado hasta ahora (aceites, mantecas, hierbas y frutas en polvo,…) pero también añadiéndoles emulsionantes de origen vegetal, para hacerlos más suavitos (cowash), incluso, y jugando con textura, solidez,… hasta ahora, que me encuentro muy orgullosa de mis productos.

Me enamoré de la aromaterapia, y me encanta jugar con mis mezclas, y leer infinidad sobre diferentes escuelas y autores que sirven como base a un proceso con un poco de creativo, también. Lástima el poco tiempo! pero parece que, las que repiten, lo hacen aparte de por todo lo demás, también por esos olores. Pero hay que estudiar mucho, son sustancias muy potentes.

Las cremas y el resto de productos (desodorantes, pastas de dientes, champús sólidos,…) me llevaron bastante más tiempo para darlos el visto bueno, pero también estoy ahí. Y ahora no me importa usar cremas, geles exfoliantes, bombas de baño, aceites de masaje,… toda una serie de productos que, no son imprescindibles, cierto, pero que  nutren los sentidos, en vez de agredirlos.

En el camino he encontrado compañeras (me disculpan los de la Real Academia indignados con el uso femenino, pero son muchas más ellas) con las que he sentido mucha afinidad, y maestras con mayúsculas, como Sonia, del desaparecido Árbol de burbujas, en mis comienzos, o Patricia, de Yerbolandia o de Natural, mola más. Ahora estoy estudiando un curso con un aromaterapeuta que respeto mucho, Enrique Sanz Bascuñana. Es un curso de 600 horas en Experto en cosmética natural.

Y, aunque no dedico a este mundo todo el tiempo que quisiera, ya que primero soy madre, luego, profe de inglés (paga las facturas con cierta estabilidad, y también me encanta), y luego, todo este mundo tan vasto, siento que es pasión, y que en él me quedaré muy a gusto. Ahora mi peque va para 7, y, aunque las fragancias artificiales, tan fuertes, la atraen, creo que no sólo su piel y pelo, sino sus sentidos también, están más saludables que si no hubiera recorrido este camino.

Otro día os hablo de cómo detectar sustancias nocivas y del “greenwashing”, ¿vale?

Y vosotr@s, ¿cómo os introdujistéis en este mundo de la cosmética natural, ya sea como creadoras o como consumidoras? me encantaría que me comentárais 🙂

*Datos extraídos de “El libro de la cosmética natural”, de Claudina Navarro, Manuel Núñez y Jordi Cebrián. Proyecto Natur. 2ª edición, 2014.

Publicado el

Desvelando (poema)

Esta entrada-poema se sale un poco de mis propósitos primarios con esta web. Bienvenido sea. A veces es bueno integrar las partes, y tengo una tipo poética/visionaria que suelo abandonar en el ostracismo. Apenas he mostrado que me gusta escribir de esa manera en el pasado, escribiendo y enviando a la basura, o postergando. Quiero arrullar ese lado que tanto bien me hace, sacudiendo los cimientos de la condescendencia, tan bien aceptada por mí para irme dejando.

Lo siguiente es un escrito que publico a modo de manual de intenciones en esta noche, preludio de luna llena que tanto siento. Espero que a alguien le pueda resultar balsámico leerlo:

“La vida a veces se desliza por aristas de hielo, que se escarpan más, cuanto menos se limpien las fundas de nuestro soplo vital, hasta soñar con desapariciones convenientes y forzadas.

Reconozco. Me reconozco. Lo reconozco. La reconozco. Triángulo en que el vórtice no puede dañarla. La luz de mis ojos tantas veces nombrada. La que es fuerte, y equilibrada, tiernita y sangre de mi sangre.

El avanzar de las aristas no es irrevocable. Se pueden limar, como el agua lima la noche, sin olvidar, que oscurece la lucidez.

La pena por el cuento acabado es un episodio educativo, no una excusa para ponerse el amplio manto de la muerte por omisión.

Esta pasajera, experta en limas y dientes apretados, da las gracias, porque ahora es más fuerte, más loba, aprovecha cada latido para ralentizar o acelerar y no perder el ritmo; por fin aprende a guardar acopio y otear el infinito.

Este zorro, en todo este tiempo, no ha sido maldecido. Saliva desubicada. Llantos y silencios regurgitados en brasas, sostenidos por un imperio sin grillos. La masa y el tiempo están dados, mas, de nuevo, no puede servir como nube por sombrero.

Quiero mi vida. Puedo, quiero alegrarme matando discursos y arando dardos, anzuelos.”

 

 

Publicado el

DIY limpiador del hogar multiusos

DIY limpiador del hogar multiusos

DIY limpiador del hogar multiusos:

Las proporciones de este DIY limpiador del hogar multiusos, no podían ser más sencillas; para cada 100gr.:

  • 47% de alcohol de 70º
  • 30% de vinagre blanco
  • 2% de tegobetaína de coco
  • 19 % agüita filtrada o similar
  • 2% de esenciales.

En cuanto a los esenciales, estoy siempre variando, pero me gusta una mezcla que incluya canela, naranja dulce y clavo, para el invierno, que calienta, aparte de algún eucalipto y cítrico (si queréis mezcla exacta, o la mezcla que estoy haciendo ahora, pedidme en comentarios, por favor).

En este DIY, el alcohol y el vinagre blanco hacen un buen combo, ya que ambos sirven para esterilizar superficies sin grandes daños al medio ambiente, no como los productos de limpieza de supermercados/droguerías; el alcohol, incluso desaparece por evaporación, una vez pasado un rato; el vinagre blanco, al ser altamente ácido, acaba con un amplio espectro de bacterias y hongos.

La tegobetaína (también la encontráis por betaína), es un limpiador suave derivado del aceite de coco, que ayudará a arrastrar la suciedad sin necesitar apenas nada, y que podéis encontrar en Barcelona en Químics Dalmau, online o en tienda física, o en Cremas Caseras, por ej. Los esenciales es por el buen olor, pero también para purificar, y, con los cítricos, ayudar a arrastrar la grasa de la camapana, por ej.

He de dejar claro que el vinagre blanco no huele apenas y que no es vinagre de vino blanco. Es especial para limpieza, y es un derivado del alcohol, no de la uva. Lo deberíais poder encontrar en droguerías de toda la vida, pero, como están en peligro de extinción o algunos de sus trabajadores no saben lo que es, por si acaso, también lo podéis encontrar en ese supermercado que acaba por “dona”, en España.

DIY limpiador del hogar multiusos

Modo de empleo:

Voltear antes de usar. Aplicar, pasar un paño o estropajo, depende de la superficie y el grado de suciedad, y listo.

Usos:

Las proporciones son las que creo que van bien en condiciones normales, para limpiar mamparas, baños, azulejos de la cocina y baños, WCs, duchas, maderas contrachapadas (cuidando de nutrirlas de vez en cuando),…  NO es compatible con algunas superficies, creo recordar el granito, pero sí con las más comunes y todoterreno. Asímismo, puede servir de fregasuelos. Para lo único común que no sirve son los cristales, porque los esenciales y la tego pedirían aclarado para que quedaran perfectos, pero tanto vinagre sólo como alcohol van bien para éstos.

En verano friego más a menudo, y su ligero aroma se mantiene un poquito. En invierno se huele muy poco,… pero los esenciales están ahí para desinfectar, igualmente.

Si se quiere hacer más suave, porque se limpia todos los días varias veces, por ej., por mascotas o bebés, o manía, se puede usar mitad de alcohol, vinagre y tego, para no dañar superficies; el resto agua clara. La cantidad propuesta es para un piso con restos de cal recurrentes por aguas duras, niña pequeña, aunque apenas paramos, y gente no muy dada a la limpieza diaria de todo…: dos o tres veces por semana, excepto cocina y baño, a diario.

DIY limpiador del hogar multiusos

Importante:

Dejar bien cerrado con el cierre de seguridad, sobre todo con niños y bebés cerca. El alcohol se evapora rápido, por lo que es seguro usarlo incluso con bebés que gateen y babeen por todos lados, pero, sin duda, si se ponen a beber esto, al hospital seguro con coma etílico y lavado de estómago. Precaución, siempre. Además, así los aceites esenciales no se escapan excepto cuando los usemos. Conservar en lugar fresco lejos de luz solar directa.

Y creo que no me quedo nada, tan sólo comentar que acabé harta de tratar de diluir el jabón para limpiar, y que, al ser una sal, tendía a solidificar y se quedaba siempre algún resto. Una lástima, porque a la vez las superficies se quedaban suavitas. Creo que ésta es una fórmula equilibrada, no muy agresiva, pero tampoco floja, y agradable de usar. Si sois un poco moñ@s, como yo, cuando apliquéis, esperad un momentín a acercar la nariz: yo, si no, estornudo por el alcohol, je, je!.

DIY limpiador del hogar multiusos

Queréis probar? me comentáis impresiones?

Por cierto, si clicáis en tienda, podéis ver algún artículo mío en activo para la venta. Mi idea es que acaben estando todos antes de diciembre. Ya sabéis que no soy especialmente rápida, pero también que podéis encontrar más en mi tienda de Etsy

Buen día!

Publicado el

Crema facial de rosas multiusos

Reparadora, hidratante, matificante, antimanchas, calmante de la piel y los sentidos, además de sensual y fresca, ….
Os confieso que la primera crema que os presento, en realidad, está pensada para mí (piel mixta, sensible, con alguna arruga y una manchita desde el embarazo) en primavera… pero también para el mayor tipo de personas posibles: nutritiva, pero sin pesar ni “sudar”; penetra bien, pero tampoco la recomendaría para pieles con exceso de grasa ya de por sí, a las que aumentaría la cantidad hídrica para reequilibrar y cambiaría los aceites y su proporción; pero sí lo recomendaría para pieles mixtas o jóvenes, por ej., porque reitero que no es pesada y la parte oleosa, que tampoco es mucha, penetra fácilmente. A mí las cremas me gusta usarlas de noche: siento que regeneran más y en cuanto empieza el calor creo que es un desperdicio usar cremas con componentes sensibles al calor; pero se puede usar de día con facilidad (no lleva nada fotosensible/fotosensibilizante… lo único, lo que os comentaba, los componentes sensibles al calor pueden perder efectividad, sobre todo ahora que se supone que ya llega el calor); la podrían usar personas con piel con arrugas pronunciadas, pero sin mucha sequedad, o, si son ambos los factores, en combinación con otra más densa, o renovar cada cierto número de horas… me consta que va bien a pieles sensibles, incluso con eccemas. Como véis, he tratado de hacer una lo mayor todoterreno posible, vamos. Pero para piel muy seca o muy grasa, habría que optar por otra.
En condiciones óptimas (lugar fresco y alejado del sol/calor directo), se puede usar en cinco meses. Siendo conservado en frasco de 60ml aislante de posibles contaminaciones, tiempo de sobra para consumirla. Ahora que llega el calor, y, especialmente para pieles mixtas/acnéicas, conservar en frigo (da gustito y ayuda a no tener sensación de poros abiertos).
 Paso a comentaros qué lleva exactamente, y qué puede aportar. Espero encontrar este verano calma de espíritu para hacer un pequeño cosmeto-diccionario de ingredientes, al menos mis más queridos. De momento, sólo daré brochazos.
Lleva, en orden de proporción, de más a menos:
– Infusión de manzanilla eco y lino eco
– Oleato de caléndula bio fresca en aceite de oliva virgen extra
– Protelán (emulsionante de origen vegetal, con certificado eco-cert)
– Miel de castaño eco
– Hidrolato de rosas damascenas eco.
– Cera de rosas y de jazmín (uuuhhhmmm)
– Extracto de regaliz
– Colágeno marino
– Polvo de perlas
– Ceramidas vegetales
– Fucocert (hidratante y calmante)
– Citrato sódico (quelante)
– Naticide (conservante natural)
– Aceites esenciales de bálsamo de perú, ylang ylang, incienso, lavanda, absoluto de rosas damascenas, extracto de vainilla, aceite esencial de rododendro, pimienta roja, manzanilla romana y tanaceto, aunque hay un par más.
– Goma carragenano (mejora deslizamiento y estabilidad de la fórmula)
– Ácido hialurónico de alto y bajo peso molecular.
Como podéis imaginar, es completita. El olor, oh, el olor, cálido sin empalagar, parece llenar de optimismo y sensualidad. El absoluto de rosas es caro, porque se necesitan toneladas de rosas para su elaboración, pero, oh, si vale la pena.
A grandes rasgos, también comentar que los ácidos hialurónicos de alto y bajo peso molecular, combinados, van muy bien como antiarrugas e hidratantes, ya que actúan a nivel externo y profundo a la vez; el extracto de regaliz es un gran antioxidante, que sirve para matizar las manchas faciales; el colágeno marino, gran antiarrugas e hidratante ya que aumenta la elasticidad de la piel, entre otros; el polvo de perlas, que lleva muchos minerales y aminoácidos, es antiarrugas, matiza los poros y da brillo a la piel, aparte de matizar manchas; el gel de lino eco y la infusión de manzanilla eco calman y suavizan pieles sensibles/con eccemas/dermatitis; el macerado de caléndula eco en aceite de oliva virgen es antiséptico y calmante, por lo que junto al polvo de perlas que lleva, también puede servir en pieles no muy grasas, pero con acné o forúnculos.

Qué os parece? a mi piel le sienta de maravilla, y no soy la única, je, je! :). En la etiqueta ya opto por no poner la lista de ingredientes, porque sería demasiado larga para caber. Pero la vendo en Etsy, en formato de 60ml en bote de cristal opaco con difusor, y en comercio local en herboristería Mandrágora (Bonavista, 11 Cornellá De Llobregat; 934 74 56 25), disponible desde ya.

El sorteo del día de la madre en que podíais llevaros esta cremi de regalo ya se celebró, y, parece que la afortunada está disfrutando de su cremi; hizo este comentario en instagram :).
Publicado el

Sobre champús sólidos; Champú sólido extra suave

Esta foto artística la escogió mi niña; quería una imagen que reflejara la ternura y fragilidad de un pelo fino, como el de los niños pequeños, generalmente; podría haber hecho una de ella misma, que lo tiene precioso y ahora muy parecido al de esta niña (antes lo tenía rizado)… pero no creo que fuera justo usar su imagen en mi sitio web.

Ventajas

Llevo algo más de cuatro años peleándome con los champús sólidos; porque creo que son una gran alternativa a los champús en formato gel, ya que:

  • nos ahorramos envase (imagínate la de toneladas de plástico: zero waste); también volumen y peso grande.
  • son fáciles de transportar. Aptísimos para viajes en avión: te metes la pastilla en tu neceser o donde quieras, puedes embarcar con ella sin que te la echen para atrás. Además, nos ahorramos el engorro pringoso de trasvase a botella de 100ml (más plástico).
  • duran mucho (por lo tanto son, en realidad, económicos). Todo depende, puedes tener mucho pelo y muy largo, y te durará menos, también depende de la frecuencia con que te lo laves, pero, mínimo, bien cuidado, no se consume en dos meses.
  • Son muy manejables. Te caben en la palma de la mano. Nos evitamos derrames accidentales en el transporte. Siempre puede pasar , pero con niños en casa, más, si cabe; accidentales,… o no tanto :P.
  • No sale más cantidad de la cuenta sin querer en el uso.
  • Puede incorporarse fácilmente una proporción más amplia de activos que en versión semi-líquida.
  • En definitiva, es apta para vagos (vamos a llamarnos pragmáticos, venga, je, je), con conciencia ecológica.
  • Al contener muy poca sustancia húmeda, si nos ocupamos de dejar secar bien entre lavados, nos ahorramos conservante.
  • Y ya, estéticamente, lograr ese minimalismo eficaz que no es precisamente sencillo, es muy cuqui :).
champú sólido suavísimo
Champús sólido para pelo fino, seco, y/o cuero cabelludo sensible; apto para niños.

Trabas

Porque, haberlas, haylas.

  • En realidad, al mismo tiempo es lo que te puede dejar el pelo más suelto y fuerte, a largo plazo, pero, si pasas de un pelo con champús convencionales, con siliconas, parabenos, … que, te dejan el pelo sedoso artificialmente, los primeros lavados notarás sequedad, ya que éstos se van para dejar el pelo tal cual está en realidad. Y el pelo, especialmente sin siliconas, se puede quedar como estopa, para qué nos vamos a engañar. Aunque sean versiones suaves, con acondicionantes, como ésta, no se quedará de entrada igual de divino de la muerte, pero, con el tiempo, estará sano y más fuerte.
  • Hay tensioactivos, y tensioactivos. Para empezar, hay pastillas de champú sólido que son de jabón de sosa, lo cual, por mucho que a algunos les vaya bien, no recomiendo, porque el jabón, por definición es alcalino (tiene un PH alto, cuando, para el del pelo, conviene que sea inferior al de la piel, incluso); por lo tanto, es demasiado limpiante, y, aunque tengas el pelo graso, te resecará a largo plazo en demasía,.. o te hará efecto rebote: más grasa tratando de proteger de la agresión. Y, ya si hablamos de pastillas syndet, hay tensioactivos (o surfactantes, es lo mismo) de origen vegetal, y otros que no. Que ambos vienen de origen sintético, eh?, pero los de origen vegetal están bien ampliamente admitidos por los sellos de cosmética natural y ecológica, porque son biodegradables, y los otros, no. Obviamente, sólo uso tensioactivos de origen vegetal, y los más suaves. Lo más tradicional es usar jabón, pero, sinceramente, desde que llevo experimentando con las syndet de origen vegetal, tanto para pelo como para piel, me dejo de purismos, porque los resultados mandan. Además, algunos son más limpiantes* que otros, los hay aniónicos, anfóteros,… y conviene conocer bien estas particularidades y mezclar varios, para sacar lo mejor de cada uno de ellos.

* Caso aparte son los a evitar, ya que pueden dañar el estrato córneo de la piel, y ser irritantes: el más conocido, el Sodium Lauryl Sulfate, aunque algunas marcas, muy populares, lo usen, y tal vez, deberían sonrojarse (blush :P) al respecto, porque, por mucho que digan que no, ya me he encontrado varios casos de cueros cabelludos irritados por su uso.

  • Aunque tengamos creada una base limpiante suave y equilibrada, y le pongamos activos y hierbas en polvo chachis, puede secar el pelo, por su concentración por naturaleza. Si subimos activos extras, aparte de que cuestan un señor dinero, es un poco desperdicio, por el corto tiempo de contacto con el pelo, al aclarar al rato. Y no hará la función principal, que es la de limpiar el pelo. Además, si subimos proporción de aceites y mantecas, se puede reblandecer y enranciar con el tiempo. Si subimos hierbas, y éstas son enteras (como flores de lavanda, que quedan muy vistosas, sí, pero,…), corremos el riesgo de aparición de mohos, y  de que se deshaga con el uso. Y los conservantes están pensados para versiones líquidas o semilíquidas, que se añaden una vez la temperatura es baja; aquí sería un poco desperdicio añadirlo.
  • Relacionado con lo anterior, es una prevención básica para que dure en buen estado: la pastilla entre lavado y lavado, a secar: mejor no la dejes en la ducha/bañera (que es más húmedo que en un estante abierto, por ej.,), en jabonera de rejilla para que escurra, y, si te la llevas de viaje, imprescindible recordar usarla horas antes de guardarla, para que no se te queden restos en el neceser, o donde sea. Como lleva activos que no se llevan bien con el calor mejor no poner a secar al sol directo: lo suyo es lugar fresco y seco, y lo menos cerrado posible; al aire. Yo simplemente la saco a la jabonera del lavamanos, cuando acabo; lo mismo que con el jabón.

Mi manera de formular

Como véis, es un poco difícil formular. Tanto, que hasta ahora no he hecho ninguna entrada en el blog anterior de blogger al respecto, aunque lleve tiempo haciéndolos, porque siempre pensaba que le faltaba un puntito. Al no tener base líquida, cada ingrediente que subas o bajes, incluyas o excluyas, se notará mucho más. Y, a ver, es champú, va a limpiar, y las necesidades de un cuero cabelludo son diferentes a las del pelo en sí (en el cuero, si tiene un PH demasiado bajo, la raiz del pelo se va a debilitar, pero esa acidez, a su vez, conviene al pelo en sí). Por eso es bueno combinar con acondicionador después, aplicado de medios a puntas. (Últimamente me gusta usar el acondicionador en toda la cabeza, y luego aclarar abundantemente,… y es que sol, playa y piscina hacen necesario un extra). Pero he logrado un equilibrio entre limpieza y acondicionado para que, tras un aclarado abundante, no cueste meter cepillo, y quede suave al tacto, al tiempo que, cada vez más fuerte. Para que, en definitiva, sólo le falte el puntito de acondicionado de medios a puntas. Sinceramente, con lo vaga que soy, la mitad de las veces, el acondicionador posterior ni lo uso, y no me queda el pelo de espanto. También noto mejoría desde que uso lecitina de soja y citrato/lactato, ambos quelantes, sobre todo en zona de agua duras, como en la que vivo (hace que queden menos restos en la ducha y en mi pelo; que se disuelva mejor).

Pasos:

  1. Mezclar, al baño María, los emulsionantes-endurecedores; prefiero usar emulsionantes a mucha manteca o aceite, porque endurece, y porque considero que es más eficaz como suavizante sin quitar capacidad limpiante a los tensioactivos (además de que no se enrancia).
  2. Una vez esté derretido y bien mezclado, y, tras haberlos mezclado anteriormente entre ellos, añado los tensioactivos y remuevo bien para que se integre uniformemente. El secreto es en poco calor, mucha paciencia y mucho meneo.
  3. A continuación, polvos de hierbas, mezcladas entre ellas previamente, como todo lo demás.
  4. Luego, mantecas o aceites. Si son mantecas, todavía con el fuego dado, si son aceites, con él apagado.
  5. Y, una vez apagado el fuego, mucha rapidez, para lograr el puntito entre que no solidifique antes de enmoldar y que los activos termolábiles y los aceites esenciales no sufran. Lo mal que lo paso en esta fase, porque me cuesta espabilar y me estreso fácil, pero ya le voy cogiendo el truquillo… todo llega, aunque lleve años :P. Activos, aceites esenciales y tensioactivo líquido es lo que añado en esta fase, bien removido e integrado.
  6. Al enmoldar, presiono un poco hacia abajo para que no se queden huecos, pero es un pegote pegajoso en este estado, y no queda perfectísimo a la primera siempre.
  7. Por eso, después de unas horas en el congelador, al desmoldar, si veo alguna imperfección, me entretengo “moldeándolo” con el dedito enguantado, aprovechando que todavía está blandito. Y a secar. Si el ambiente está seco, en un día está; si es zona húmeda y, además son días de lluvia, puede tardar más: la pasada primavera me tardó una vez cinco días en quedar perfectamente duro para enviar.

Como véis, es entretenido. Os aseguro que con el tiempo, de todos modos, vale muy mucho el tiempo invertido.

Ingredientes del champú sólido extrasuave:

Por orden, de mayor a menor cantidad en la pastilla: SCI; SLSA (que no tiene que ver en nada con el SLS mencionado anteriormente); mousse de babassú; manteca de murumuru bio; Conditioner emulsifier de Aroma Zone; kachur sugandi; kapur kachli; tulsi bio; neem bio; cetearílico; Conditioner Vegetal de Aroma Zone; emulsionante VE de Aroma Zone; ácido esteárico; lecitina de soja; vitamina E; citrato; fucocert; miel de castaño eco; malvavisco; mezcla de aceites esenciales: tulsi, salvia, nardo jatamansí, madera de hô, laurel y benjuí.

Como ya me he extendido demasiado, otro día os puedo comentar más sobre cada ingrediente. En realidad, mi idea, es ir haciendo fichas de cada cosa, y enlazar cada ficha con el ingrediente para que podáis clicar sólo si estáis interesados.

No creo que incluya recetas con cantidades precisas de las cosas que estoy haciendo en activo, porque tampoco creo que sea muy útil: creo que cada maestrillo tiene que tener su librillo, y que si tienes la receta, es más fácil que no te plantees ni investigues sobre cada cosa, porque ya tienes el resultado de todo el proceso de otro,… y lo bonito es el camino.

Infografía-resumen del uso del champú sólido

Para acabar, os paso esta infografía para que tengáis lo más importante para su uso a un golpe de vista.

cómo usar el champú sólido
Me queda enfatizar que hay que aclarar con agua abundante, y que mejor no frotar la pastilla directamente en el pelo para evitar frizzing, ni producir mucha espuma jabonosa.
Y que, si usas un champú extra suave y tu pelo es graso, pues, obviamente, se te va a quedar corto de lavado,… o si llevas tres semanas sin lavarlo. Pero, aunque no recomiendo lavar el pelo a diario en ningún caso, ésta es una buena opción de lavado para cueros sensibles, pelos finos con tendencia a resecarse, o pelitos de los peques de la casa.  En algunos casos de cueros fastidiados, con picores, me han comentado que ha mejorado considerablemente. Y, en casa, es un clásico para mi niña y para mí. Bueno, en mi caso lo combino con el especial para pelo teñido vegetalmente. Pero eso ya para otra entrada, vale?
Por cierto, a los que vivís en el área metropolitana, ya podéis encontrarlo en tienda física, en la Herbolistería Mandrágora, en c. Bonavista, 11, Cornellá. Es un sitio que no tiene desperdicio, con propuestas interesantes, y, con una dueña reciente, Diana, que es puro amor y alegría. Así, sin exagerar una gota 🙂
Y vosotr@s, ¿alguna vez habéis probado un champú sólido? ¿cuál fue vuestro resultado? ¿lo usásteis una sola vez, o le dísteis una oportunidad un tiempo? Contadme, contadme!
Publicado el

Ventajas y limitaciones de los tintes vegetales

tintes vegetales naturales

¿Se puede un@ teñir naturalmente y no morir en el intento? La respuesta es sí. Y no. depende. Depende de qué tipo de pelo tengas, depende de qué quieres teñir (básicamente, si de más claro a más oscuro… o al revés), depende de si esperas un color estático y una gran carta de colores, o si puedes ser flexible al respecto, y depende de tu grado de paciencia.

Y depende también de si tienes el suficiente conocimiento, claro. Espero poder ayudarte a resolver dudas, desde el autoestudio y una experiencia de uso de unos añitos, ya,… excepto con lo de la paciencia, que eso ya, suelo decir que es la ciencia de la paz, y que lleva toda una vida de dedicación y alegrías 🙂

¿Cómo está tu pelo de entrada?

No es lo mismo un pelo libre de químicos, que uno dañado. Cuando te has aplicado algún tratamiento químico, (mechas, tintes con amoniaco*,…) o cuando has usado una henna adulterada**… los colorines que no buscas pueden surgir.  O, simplemente, que no absorba el color igual.

En caso de que tengas el pelo castigado por los químicos, lo mejor es esperar al menos cuatro semanas para empezar con henna, pero, lo mejor es pelo virgen, así que otra opción es esperar un tiempo a que el pelo sin cosas de esas crezca, o poner baños de color para transicionar, y meter tijeretazo al resto.

Los tintes vegetales funcionan mejor sobre bases naturales, y cuanto más tiempo hayas estado aplicándotelos, mejores resultados notarás, porque se fijará más. Asímismo también importa el champú que se use: si lleva siliconas sintéticas, los tintes vegetales no penetrarán igual de bien. Por el mismo motivo, para teñir con tintes vegetales, lo mejor es usar sobre el pelo recién lavado, sin suciedad ni aceites ni acondicionadores.

*después de tintes SIN amoniaco, oxidantes o parabenos, puedes aplicar tintes vegetales perfectamente sin ningún riesgo de color no esperado.

**Ya sea porque lleve sales metálicas, como picramato de sodio, o, porque lleve parafenilendiamina (PPD), como es el caso de las hennas negras. Es para evitar terpenar (usar cosas que ayuden a soltar tinte), pero es a costa de nuestra salud. Y terpenar no es tan difícil. Y aún en las mezclas, conviene terpenar porque realmente, suelta más.  Fácil es de detectar si lo lleva, ya que la henna adulterada es negra (y tiñe de negro, y dura más, pero a costa de ser un químico prohibido para usar en la piel, que puede crear reacciones alérgicas, y ajeno a la henna pura que NO tiñe de negro). Otra cosa son algunas tiendas de cosmética natural que venden preparado de henna e indigo y lo llaman henna negra (por el índigo), pero la henna en sí, nunca oscurece. La henna de verdad, aunque hay diferentes tipos, es amarillo-verdosa, como la que veis un poco más abajo . Y la henna de verdad, no crea reacciones alérgicas como puede crear el PPD o las sales metálicas; todo lo contrario, ayuda a revertir dermatitis, por ej., y cuida el cuero y pelo.

Henna de Yemen
Henna de Yemen

¿Cómo tiñen los tintes vegetales en comparación con los químicos?

El amoníaco es un ingrediente alcalino que levanta la cutícula del cabello y permite penetrar al tinte en su interior de una manera agresiva. El tinte permanece sin apenas decoloración por más tiempo, a cambio de que sea difícil evitar la sensación de pelo como estopa por ello, por mucho tratamiento posterior. Los tintes sin amoniaco son menos agresivos, pero también tenemos la opción de usar tintes vegetales, con los que se puede tener bastante juego, y que cuidan el cabello, aunque sea fundamental acondicionar a posteriori. Ahora verás por qué.

Los tintes vegetales no tiñen penetrando en capas profundas del cabello como el córtex (que contiene melanina, el color natural) o la médula, sino que se queda en las capas más externas, la fibra capilar, que consiste en proteínas, principalmente la queratina, a las que se une. Por eso la henna hay que aplicarla con el pelo recién lavado, para que agarre lo mejor posible. No es como los tintes químicos que mientras más sebo tengas menos te irritas el cuero cabelludo. Pero, también, corremos el riesgo de que duren significativamente menos, pero no es misión imposible que duren, existen truquis. Mirándolo de otro modo, si no haces lo que sigue a continuación, al mes el color se empieza a difuminar, por tanto se pueden hacer pruebas de baños de color que acaben despareciendo relativamente fácil, sin tener que meter tijera.

Primero es bueno terpenar (usar sustancias que ayuden a soltar el tinte). Cuando tenemos los polvos puros, es imprescindible. Para ello, maceraremos los polvos en infusión calentita de té negro, café o chocolate puro (se le puede echar clavos, que también ayudan). En principio ayuda a terpenar cualquiera de las cosas que vemos en el apartado de fitoterapia como aliada: teñir de oscuro.

Además, podemos molestar temporalmente a esta capa externa, abriendo sus escamas al alterar su PH, para que se agarre mejor. Luego hablaremos de diferentes tintes y coloraciones, y dependiendo de cuál y qué color queremos lograr, variaremos PH y temperatura, pero, en general, un poco de alcalinización del PH antes de la coloración, y de calor y humedad mientras ésta se lleva a cabo, es necesario; media hora antes con una solución alcalinizante ligera*, que ayude a abrir un poco la fibra, ayudará a que el tinte se agarre mejor, lo mismo que un golpe de secador de vez en cuando (o ponerse al solete si pega). Pero sin que la masa se llegue a secar, porque ya no soltará más. El problema es que habremos molestado algo al pelo, pero, aclarando con una solución algo ácida, como un hidrolato al gusto (de verbena, rosa o tilo son muy chulis, o chorrito de naranja o vinagre de frambuesa al agua/infusión, bien revuelto), y, a los dos días, lavando con un tratamiento acondicionador en vez de champú, (sí, has oido bien, cremi en vez de champú, que en dos días el pelo no está sucio como si se hubiera salido de una mina :P… aunque lo tengas graso, verás que con los polvos te aguanta la mar de bien), se queda genial: los polvos hacen que el pelo esté fuerte, voluminoso y nutrido. El ácido primero y acondicionador después, ayudan a recuperar suavidad y brillo. Y dura teñido. Hasta canas. Aunque no sea tan mayor, yo misma soy la prueba, tengo todo el pelo canoso ya, y me las cubre de lujo. (Más abajo encuentras un apartado especial para canas).

*Esta solución puede consisir en 3 gr. de bicarbonato sódico bien revuelto en agua esterilizada o de manantial embotellada o por ósmosis inversa (o en infusión). Yo siempre uso té negro, ya que los taninos del té ayudan a que se suelte el pigmento de los polvos (se terpene); a pesar de que quede un poco tirante a posteriori por ello, también.

También hay que tener en cuenta que conforme el tinte va oxidando, va intensificándose el pigmento. Por eso es importante dejar el cabello tal cual tras aclarar 48 horas, ya que el tinte sigue reaccionando y actuando. Si metes secador tras el aclarado, temperatura mínima va mejor. Y una vez pasados dos días, no usar champú, que retiraría parte del tinte, sino acondicionador, como comenté antes. Y, en el siguiente lavado, en vez de usar champú, usar la hierba en polvo sidr… lo comento en profundidad más abajo, en el apartado “fitoterapia como aliada”.
Y, por último, cuestión olor: son polvos de plantas, y huelen a lo que son, plantas. He leido por ahí que hay gente que trata de disimular el olor, porque no le gusta… para gustos, colores; a mí, personalmente, me encanta: es un olor terroso-herbáceo muy intenso.

¿Qué quieres teñir?

Si quieres pasar de tonos oscuros a claros, los tintes vegetales tienen limitaciones, como no busques reflejos ligeritos y sobre todo si no se parte de tonos muy oscuros. Si buscas de claros a oscuros, los tintes vegetales son lo tuyo (canas incluidas, … con más paciencia). Y si buscas cobrizos, siendo castaña/morena, los tonos más extendidos por aquí, ya es lo más fácil. Pero realmente, es bueno mirar cartas de color con mezclas como las que puedes buscar en el link de Aroma Zone que te pongo al final, aparte de leer detenidamente cada parte.

¿Qué tiñe y qué no tiñe?

tintes vegetales
1ª a la izqda. en lo alto: henna de Rajasthan; 2ª, derecha en lo alto: indigo; 3ª, izqda. abajo: cassia obovata; 4ª: amla

La henna tiñe. Pero no de cualquier color. Y no todo lo que llamamos henna tiñe. Ni la henna es lo único que tiñe. Ni hablaré de todos, sólo de los que conozco suficiente y he probado. Vamos a desliar la madeja 😛

Tipos de henna

  • Henna neutra. Cassia obovata. O Cassia auriculata (ésta, con varias funciones terapéuticas, además). O cassia italica. Las cassias, también llamadas sennas, en realidad no son henna, son las hojas secas en polvo de otros arbustos con resultados similares a la henna, excepto una: no tiñe.  (Bueno, algunos dicen que puede dar reflejos claros al cabello, pero, por lo leido, aunque no lo puedo comprobar de primera mano, tan sólo sería visible para rubios/castaños claros). Se usa por su poder acondicionante, remineralizador y fortalecedor. Si tienes rizos, al aumentar el grosor del cabello y acondicionarlo, puede estirarlos ligeramente. Es la única contraindicación 😛

Porque, cuando no quieres teñir y no sigues un proceso de incordio al pelo variando su PH, te quedas con un producto que, aparte de fortalecer y dar volumen al cabello, que esto es común a todos, le aporta brillo y suavidad. Por la oxidación de la henna u otras plantas que tiñen, aunque luego se acidifique, no queda de entrada el cabello tan suavito y brillante, aunque sea sólo temporalmente. A la larga, tras acondicionarlo, aún teñido, el pelo se queda de coña. Pero con la henna neutra te ahorras un poco de sequedad temporal. Para una persona con el pelo castigado, o muy fino, esta “henna” es una gran solución.

El proceso es muy parecido al de tintes vegetales, sólo que no hace falta usar bicarbonato o ácido a posterior. Sólo buena agua, mezclar muy bien, aplicar uniformemente de raices a puntas y dejar de una hora a tres. Y aclarar abundantemente. Al ser polvos, conviene igualmente usar una cremi para retirar fácilmente, en vez de champú, después del primer aclarado.

  • Lo que conocemos como henna, henna, (también ampliamente conocida como alheña), es el polvo resultado de triturar las hojas de un arbusto llamado Lawsonia Inermis, y es la lawsonia lo que le confiere su capacidad para teñir. Además de todas las propiedades anteriores.
pelo teñido con henna
Ejemplo de pelo cobrizo por la henna, cuando el pelo de origen es oscuro.

Pero, ¿de qué tiñe? desde el anaranjado al cobrizo intenso, dependiendo de tu color inicial: cuanto más claro es, más anaranjado, cuanto más oscuro, desde más rojo hasta el cobrizo. Pero no se queda en eso, sólo, se pueden hacer mezclas con otros para lograr mucha más variedad.  La henna ayuda a coger más otro color a posteriori, que no penetre tan bien. Entonces se dice que el pelo se usa de mordiente, pero no de color definitivo. Mira el apartado siguiente para más.

La lawsonia se libera en medio ácido. Aunque recuerda que para que suelte bien, y dure más, es bueno hacer la solución de PH alcalina anterior. Pero, una vez alcalinizado el pelo, para promover el desarrollo de este pigmento , es mejor acidificar. Para esto, conviene reemplazar parte del agua por jugo de limón, o de naranja, o vinagre de manzana o frambuesaAlrededor de un 5%. O yogur. O Amla. También conviene que esté durante todo el proceso entre 35 y 45º. Hay diferentes hennas, con diferentes grados de lawsonia. Las que conozco son de menos a más lawsonia: de Egipto, de Rajhastán y de Yemen. La de Yemen contiene un 5% de lawsonia, la más potente. Además, como explicaré después, conviene usar la fitoterapia (plantas) en infusiones para fomentar más el color. Aunque no quieras tonos muy rojos, potencia que salgan y mezcla con otros, porque si no los otros no agarrarán igual de bien. Aquí podéis ver claramente que es importante ese paso:

Ejemplos de resultados sobre el pelo marrón claro con y sin solución básica (cortesía de Aroma Zone):
Con una solución básica
Sin solución básica
• Solución básica (97 gr de agua+ 3gr. de bicarbonato bien disuelto)  pH = 8.00. Tiempo de exposición: 30 minutos
• Pasta de henna egipcia + jugo de limón 5% pH = 4.00.
•  Tiempo de exposición: 3h
• Enjuague con hidrolato de lavanda pH = 4.5.
• Pasta de henna egipcia + jugo de limón 5% pH = 4.00.
•  Tiempo de exposición: 3h
• Enjuague con hidrolato de lavanda pH = 4.5.

Igualmente es importantísimo mantener la humedad y el calor durante todo el proceso, como ya había comentado; para soltar la lawsonia, las temperaturas pueden ser más elevadas que para soltar otros pigmentos; se puede infusionar con líquido a 90º; no más, si no, se degradaría.

Otros tintes

  • Indigo o indigofera tinctoria (añil), también lo llaman la henna negra (tanto a él puro como mezclado con henna… un lío). De uso inmemorial, también se usa para teñir tejidos, mobiliario y lienzos. Matiza el color del cabello hacia el castaño/moreno, eliminando los reflejos rojizos y si se desea hasta conseguir una tonalidad negra. El color que ofrece es el azul sobre canas y el verde sobre rubios o decoloraciones por lo que tendremos que tener una base castaña (o más oscura) o darle una base de henna para no obtener colores no deseados. Igualmente, esos azules y verdes no serían como de carnaval, sino suavitos.

El tratamiento, si se quiere sobre todo un castaño, más que un negro, se puede hacer a la vez, henna mezclada con indigo, pero, al hacerlo así, será en detrimento de la coloración del indigo: ya de por sí, se agarra con más dificultad al pelo, pero aparte está el tema de PH y temperatura: el indigo (o katam, nueces de lavado,… cualquiera que tiña oscuro), no se lleva bien con el PH ácido, que es con el que mejor suelta la lawsonia la henna. Y, mientras que conviene a ambos una temperatura de unos 35-40º durante el tiempo que permanece en el pelo, para infusionar, la henna puede estar a 90º; el indigo y parecidos no puede superar los 50º. Por tanto, de mezclarlos, ten por seguro que no agarrará igual, y, no recomendaría que acidificaras. Si quieres más intensidad/colores más oscuros/cubrir canas, el proceso habrá de hacerse en dos pasos. Mira el apartado sobre las canas más abajo para indicaciones específicas.

Si lo haces sólo con él, porque te gustan los colores azulados si tienes canas, o verdosos si tienes el pelo claro, el proceso es más sencillo: preparar 3 gr de bicarbonato de sodio por 97 gr de líquido, bien revuelto, preparar la masa con ello para lograr un PH bastante alcalino, y a unos 50ª; aplicar y dejar (una hora si quieres tonos medianamente oscuros, y tres, si los quieres lo más oscuros posibles)  con calorcete, unos 50º, y sin que se seque la masa; aclarar con solución ácida como las mencionadas anteriormente. Y acondicionar pasados dos días, sin lavar con champú, y la siguiente lavada, que sea con sidr.

Recuerda, si luego te pasas a tintes convencionales después de aplicar total o parcialmente indigo, se te pondrá verde! lo bueno es que como agarra peor, en dos meses máximo, ya no lo tienes si lo has aplicado sin el mordiente de la henna.

Una nota en tintes oscuros: de menos a más potentes, vendrían a ser nueces de lavado, katam, e indigo. Esto quiere decir que, siempre teniendo en cuenta que el pelo de base varía el color final, pero para simplificar, las nueces darían un castaño claro, sin mucho agarre, el katam, más bien castaño oscuro, con algo más de agarre, y el índigo, más bien negro, el que tiene más agarre, siendo éste aún así no muy potente por sí solo.

amla, un pilar de la medicina ayurveda, también aplicable a tintes vegetales
Amla, planta ayurveda, aplicable a tintes vegetales
  • Amla. El Amla (Emblica Officinalis), es un polvo de una especie de grosellero indio. Es una maravilla en más de un sentido: rico en vitamina C, poderoso regenerador, fortalecedor del cabello,… otro día os hablo más de ella.

Se supone que por sí sola disimula las canas de castaño, (y ayuda a que el pelo no pierda la melanina tan fácilmente), pero, sobre todo, potencia el color del indigo (u otros oscurecedores). Cuando se añade a la mezcla, reduce los tonos rojizos de la henna y evita que el indigo se pierda fácilmente tras los lavados, y ayuda a sanar cueros problemáticos. Se supone que ayuda a recuperar las ondas/rizos tras varios tratamientos de hennas/y otros que pueden, al crear más volumen, acabar con ellos, pero eso supongo que tenga que ver con su capacidad acidificadora, que va muy bien al pelo (habrá que tenerlo en cuenta para mezclas oscuras, igualmente, y subir la alcalinidad). Os acordáis que con las hennas había que acidificar? añadir del 5 al 10% de amla es mi opción favorita: si echas un chorro de líquido al líquido caliente, no se va a repartir igual de bien que si mezclas algo ácido en polvo, bien mezclado… y al amla es más completa.

La única pega, es que tiende a apegotonarse, entonces, antes de echar cualquier líquido, presionar bien entre los dedos los bloquecitos. Es fácil, eh? como deshacer azucarillos,… pero infinitamente más saludable :P.

  • En cuanto a pelos rubios en que se quiere potenciar lo rubio, o pelos castaños claros, que se quiera aclarar, hablo de oídas, porque no lo he probado, y nunca se podrá teñir de rubia un pelo muy oscuro, eh?, pero aparte de la cassia obovata, se puede usar una parte mayor de rhapontic (rheum rhapontica), que, en mezcla con henna, henna, suaviza los tonos rojizos; aparte de algo de canela en polvo, y una parte de miel en el acondicionado. Mira el apartado de fitoterapia para más.

Las canas merecen un aparte

Sobre todo si no tienes cuatro pelos, sino cantidad, como me pasa a mi. Hay que hacer varios pasos, que ya he ido comentando, pero que aprovecho para repasar aquí. Os comento cómo lo hago yo para que se me quede un tono muy parecido al mío natural: castaño claro con reflejos cobrizos. Y no, no me sobra el tiempo, pero es bueno cuidarse si uno quiere darse color, en vez de hacer una desgracia teñido tras teñido con químico. Y en una mañana, lo puedes hacer, y el tiempo que lo lleves en la cabeza tienes que estar pendiente de no perder calor, pero puedes ir haciendo cosas. Allá voy:

  • Hago una solución alcalina de 3gr. de bicarbonato por cada 97gr de líquido. Remuevo bien. Aplico al pelo uniformemente, y lo dejo media hora actuar.
  • Protejo con una capa de manteca de karité todas las zonas que no quiero teñidas y que fácilmente se teñirían: frente, orejas, nuca. Así, si veo que se escurre un poco, es más fácil limpiar y que no se queden manchas.
  • Hago una mezcla de 80% henna de rajhastán, 10% amla, 5% naranja y 5% de hibisco, todo en polvo, con infusión cargada de té negro y clavos, para terpenar y usar de mordiente para los tonos oscuros posteriores. Lleva el suficiente ácido para que la henna suelte bien, con el amla y la naranja. La infusión colada, a 90º, la mezclo bien, acabo con batidora, se queda tipo crema de verduras espesa, aplico, y dejo en el cabello una hora, tapado con bolsa plástico que reutilizo cada vez, para que el tinte se quede bien en contacto con todo el pelo, y para que la toalla no absorba parte de la mezcla; luego pongo toalla oscura, (siempre la misma, la he sacrificado para esto), y un gorro encima. Así, es más fácil guardar el calorcito. Meto un golpe de secador al mínimo cada cinco min. En verano, obviamente, paso del gorro y del secador y me pongo al solete, aprovecho para tomar el sol. Lo dejo una hora.
  • Aclaro con abundante agua. Si no se ha secado (si estaba bien cubierto y no me he pasado con el secador, no se queda seca), no es difícil, pero se necesita más agua para eliminar la mezcla totalmente.
  • Preparo la mezcla oscura con 80% indigo, 10% amla, 5% bhringaraj y 5% neem. Como lleva amla, pero no lo quiero muy ácido, para que suelte bien el indigo, a la mezcla de té negro, clavos, filtrada, le añado 5% bicarbonato, un poco más, bien diluido, y mezclo cuando la temperatura llega a 50º. Aplico, y dejo unas dos horas. Aclaro, y me encuentro el pelo muy oscuro; no importa, la henna tiene que seguir soltando y en la parte del acondicionado, dos días más tarde, se va lo que no se haya agarrado bien de lo oscuro.
  • El primer lavado, en total, unos cinco/seis días después, es con sidr, para que no pierda demasiado oscuro.

Y aquí una foto del antes y después. En la foto del antes, tenía raizacas, llevaba dos meses sin teñirme, y el pelo me crece rápido. La foto de después es de dos días después de la aplicación, después del lavado con cremi. El pelo, como véis, aparte de teñido, pesa algo más y está liso… y suave, fuerte y nutrido. El proceso vale la pena, para mí al menos.

Antes y depués
Ejemplo de cómo quedan las canas cubiertas con henna e indigo, entre otros tintes vegetales

Fitoterapia como aliada

Además de todo lo anterior, conviene usar infusiones cargaditas, para potenciar que salgan y permanezcan los colores:

  • teñir oscuro (y terpenar): té negro, hojas de nogal, café, romero, corteza de aliso, clavo (machacado),  lavanda. El té negro, café, se supone que pueden dar dolor de cabeza, pero yo uso té negro y no me da… podría ser sólo si se deja enfriar una vez aplicado?
  • Para marrón chocolate: pues chocolate en polvo puro, bien disuelto.
  • Para teñir cobrizo: cáscara de granada, hibisco, remolacha, zanahoria (de las anteriores, el zumo sin pulpa).
  • Para aclarar: manzanilla, caléndula, azafrán, ruibarbo, centaura menor. Miel en el acondicionado.
  • Para teñir dorado-cobrizo, cúrcuma.
  • Para disimular canas: salvia, amla, cuando hay pocas.
  • SIDR, para el primer lavado en vez de champú (no el de los dos días, el siguiente); ayuda a que el tinte no se vaya, sobre todo los que se pierden con más facilidad, los tintes oscuros. En cuanto a esto, hacer una masa con agua calentita, y aplicar bien, sobre todo incidiendo en la raiz. El proceso es un poco entretenido, pero todo lo que hemos visto hasta aquí lo es, no? :P. Aclarar a continuación. El sidr tiene saponinas, arrastrará la suciedad fácilmente. Yo suelo hacer 90% sidr y 10% amla, se me queda el pelo mejor que nunca 🙂

Cosas que se suelen hacer y no hago (y por qué)

  • Poner cosas a la mezcla que no aporten a teñir: yogur, miel, huevo, glicerina o mucílago; lo mismo que aceites, o mantecas junto con tus tintes vegetales. Entorpecen la tinción. No se puede teñir y acondicionar a la vez. Cada cosa a su debido tiempo.
  • Yo no usaría aceites esenciales para terpenar, porque la cantidad de aceites esenciales sería un desperdicio, y podría sintetizar el cuero cabelludo en gran proporción
  • Dejar horas y horas las infusiones macerando con la henna para, supuestamente, que suelten más. Aunque no suelte si no está a cierta temperatura. De unos min. a un cuarto de hora máximo, hay bastante. O poner en la yogurtera a 35º por dos horas, pero no hace falta. A fin de cuentas, aplicarlo lleva una media hora (idealmente empezar en cuanto se ha mezclado el líquido caliente con el polvo y bien revuelto) y luego suele estar bastante tiempo además. Es mucho más importante que mientras esté, se mantenga el calor, humedad y cierta temperatura. Y se retira con agua sólo, hasta pasados dos días, en que se lava suavemente con crema (la crema también arrastra un poco la suciedad al aclararla). Ya habrá tiempo de lavarlo con champú.
  • Hacer mezclas con muchos componentes que buscan cosas diferentes a teñir, como promovedores del crecimiento del cabello (bhringaraj), acondicionadores (kapoor kachli) o antisépticos (neem); a menos proporción de tintes… menos tiñe. A posteriori se pueden hacer esas cosas.
  • Hacerlo con el pelo seco; no lo considero fundamental, creo que es más fácil con el pelo húmedo, en la ducha, que se ensucie lo que se haya de ensuciar allí, y luego ya me tapo y lo limpio una vez aplicado.
  • Seguir al pie de la letra lo de que los polvos no deben estar en contacto con metales, como un bol metálico. Eso tiene sentido si los polvos no son puros. Cuando hago la masa, después de remover a mano, le meto batidora, para que sea mucho más fácil de aplicar polvo húmedo en su totalidad, no pegotes secos entre lo húmedo que no pueden soltar nada. Y nunca he visto colores indeseados en mi pelo por ello.

Dónde comprar tintes vegetales sin adulteraciones

  • Aroma Zone. Con mezclas y 100% un sólo tipo. Buena calidad, buen precio. Teñirse y cuidarse sale económicamente viable. Es en francés. La web española no tiene tanta variedad.
  • Cremas caseras Con mezclas, mayormente. Mi sitio preferido de la península. Igualmente, para esto, prefiero que esté sin mezclar y la variedad de Aroma Zone.
  • Khadi Con mezclas. Aquí empecé en serio, recomendada por Daza Natura, después de probar con Logona y no quedar satisfecha con su capacidad de tinción.
  • En henna boy hay muchísimas hennas y hierbas indias. Nunca he comprado de aquí, pero bastantes henna-adictas la compran ahí y parece ser que son buenas. Es Reino Unido, tal vez salga algo cara la compra.
  • O… alguna otra que sea 100% y con suficiente variedad para mencionarla? Si vendes, y cumples estas premisas, o sabes de alguien que venda, sobre todo si es española, por favor, dímelo. Me muero por comprar más local mis polvos para tintes y hierbas ayurvédicas… con garantías de pureza, claro está.

Para seguir informándose

————————–

Y ya no me enrollo más, como introducción, creo que es bastante completito. Y tú, te tiñes naturalmente? te entra curiosidad por empezar, si no? quieres que haga vídeo del proceso? Éste es mi primer post de la página en Wordpress, me haría mucha ilusión si te tomaras un momento para comentar por aquí… siempre, pero esta vez, más. Gracias!

 

Publicado el

Novedades

Hace poco decidí dar un paso más bien grande, sin tener mucha idea de tecnología, a pesar de haber aprendido cosas con todos los quebraderos que me ha dado Blogger hasta ahora; los más notables, que no funcione la opción comentarios, y, recientemente, que reconociera el blog por entero como un anuncio, y, si teníais algún bloqueador de anuncio, no os cargara. Imagináos qué rabia, y más cuando no hay nadie detrás, sólo para decir que blogger funciona perfectamente más allá de eso y que eso es ajeno a ellos! así que decidí que montaría todo como es debido, con tiempo, paciencia y dedicación.

Sigue leyendo Novedades